UNA ANTIGUA MESA DE FORMICA

UNA ANTIGUA MESA DE FORMICA

Una antigua mesa de formica olvidada en un establo vuelve de nuevo a la vida con todo su esplendor!

Cuando vimos esta mesa desmontada, rayada y sucia, no pudimos evitar adoptarla! En pocos días, pasó de estar olvidada en un viejo establo a ser la protagonista y la nota de color de una cocina en un piso de Madrid. Buen cambio, no? Os contamos su historia!

Antigua mesa de formica tapizada con telas de diferentes colores estilo patchwork

Lo primero de todo, una buena limpieza! Una vez limpita, nos pusimos manos a la obra, empezando por las patas. Nos apetecía darle un aspecto totalmente diferente así que decidimos pintarlas de blanco con un pequeño toque cebra. Para ello, utilizamos un spray blanco mate para aluminio y con ayuda de unas guías, pintamos las rayas en color negro en cada una de las patas.

 

Una vez que tuvimos las patas, pintamos también en blanco mate la base de madera sobre la que se coloca el tablero de formica.

Y entonces sí, llegó el momento de decidir que hacíamos con el tablero de formica. Éste estaba bastante rayado y deteriorado así que decidimos entelarlo y darle un aire totalmente diferente. Empezamos a jugar con diferentes telas intentando encontrar aquel estampado que mejor pudiera encajar con su estilo y finalidad.

 

Y como no nos decidíamos por ninguna en concreto optamos por jugar con todas ellas! Así que a coser!

 

Seleccionamos las telas que más nos gustaron y cortamos franjas de unos 15 cm aprox de ancho para posteriormente coserlas creando una única tela estilo patchwork muy divertida.

El siguiente paso fue aplicar cola blanca para madera a la superficie del tablero. Colocamos sobre éste la tela y con la ayuda de un paño fuimos fijando la tela al tablero evitando las burbujas de aire.

Y por último colocamos el tablero  de formica entelado sobre la base de madera y sobre éste colocamos un cristal a la medida para proteger las telas de rozaduras y manchas.

 

Y esta es la historia de esta vieja mesa de formica…La misma que estaba olvidada en el establo, la que ya nadie quería… que vuelve a la vida rebosante de energía!

Y para inaugurarla, nada mejor que un buen desayuno de domingo! No os parece?

Os dejamos con algunas imágenes más!